L-carnitina: ¿beneficio o daño para el cuerpo?